jueves, 25 de marzo de 2010

Gracias mamá...

Me despertaste con un beso y una caricia, me despertaste de una pesadilla de la cual yo no quería despertar, pues sentía miedo, miedo a querer, miedo a amar…

Abrí los ojos, y allí estabas tú, con esa fuerza infinita que siempre me transmitiste, pero que olvidé, esa fuerza que me hizo volver a la vida. Eres luz, mi luz…

Secaste las lágrimas que había en mi rostro y me dijiste… “Ahora te toca volver a sonreír…”

Así lo hice, y tú estás siempre a mi lado para asegurarte que jamás deje de hacerlo, con una simple palabra, con un simple abrazo, con un simple beso… yo no sería nada sin tu amor…

Te quiero mami, solo mereces felicidad por ese corazón tan hermoso que posees…

Para ti, esta foto que tanto te gusta, de la nada saqué la belleza porque tú estabas a mi lado…


4 comentarios:

aocon dijo...

Un texto muy emotivo y una imagen de oro para esa forma tan bonita que tienen las madres de amar. Besos guapa.

El jardin de Carmen dijo...

Que bonito tener a la madre al lado, yo la perdi muy pronto y es muy triste vivir sin ella. saludos

Anónimo dijo...

Ser madre dicen que es lo más maravilloso del mundo...pero sentirnos hijas queridas creo que tambien...no cambies nunca preciosa¡
Mua
Cris Martin

Anónimo dijo...

Che parole straordinarie!!
Mi hai fatto emozionare....non riesco a direpiù nulla!

Grazie

Massimo Notarangelo